domingo, 29 de enero de 2017

El Socialismo Utópico...


El socialismo fue una teoría social que trataba de resolver la injusticia a que se veían sometidos los obreros, mediante la creación de una nueva forma de organización social. En sus orígenes, durante la primera mitad del siglo XIX, se distinguieron dos corrientes: el socialismo utópico y el socialismo científico.


El socialismo utópico propugnaba una sociedad donde no hubiera explotadores ni explotados, y donde reinara la felicidad y la armonía entre los hombres. Para conseguirlo debían aprovecharse las ventajas de la industrialización y del trabajo colectivo, organizando ambos de un modo igualitario.

Sus ideólogos más conocidos fueron Saint Simon, Blanc, Owen y Fourier. Casi todos ellos, pero en especial los dos últimos, alcanzaron una gran popularidad.
 
Vídeo: El Socialismo Utópico (Zeitgeist). La vida puede ser vivida en paz y hermandad, sólo si la propiedad es compartida por todos y distribuida por igual, eliminando la fuente de la codicia, la envidia, la pobreza y los conflictos. Esta idea se llamó "socialismo" y fue el intento más ambicioso del hombre para suplantar a la religión con una doctrina fundada en la ciencia en lugar de la revelación.

En 1825 Robert Owen un progresista industrial británico viaja a América para crear una comunidad utópica. Owen cree que la supresión de la propiedad privada va a liberar a la humanidad.







Vídeo: El Falansterio en Guisa, Francia. El Falansterio en Guisa al norte de Francia a unos pocos kilómetros de la frontera con Bélgica. Este único experimento en la utópica arquitectura socialista tomó lugar durante la segunda mitad del siglo XIX. El Falansterio era una ciudad dentro de una ciudad, hogar de más de 1.000 personas, ofrecía a la población de clase trabajadora más de 300 cómodos departamentos, y una cantidad de servicios que eran excepcionales para la época.

El Familisterio de Guisa" diseñado por el acaudalado industrial Jean-Baptiste André Godin, durante la segunda mitad del siglo XIX. Partiendo del concepto de "Falansterio" de Charles Fourier, Godin crea el "Familisterio", un lugar pensado para albergar a las familias de los obreros de su fábrica metalúrgica en Guisa (región al norte de Francia, cerca de la frontera con Bélgica). El "Familisterio" contaba, además de sus tres bloques de habitaciones, con un teatro, una escuela, una guardería, una granja y otros espacios destinados a suplir las necesidades de una pequeña sociedad.