lunes, 14 de marzo de 2016

Germinal... Movimiento Obrero - Asociaciones obreras.



Germinal es una película que refleja claramente esas nuevas formas de pensar que trae consigo la Ilustración.

El movimiento obrero es el tema principal de la película, y es un tema que a lo largo de la historia ha sido importante, aunque al parecer, en la actualidad parece que de nada han servido tantas muertes a causa de la lucha de clases.

En esta película, los obreros de una mina se cansan de la miseria en la que viven y de las pésimas condiciones laborales a las que están sometidos y deciden organizarse para la huelga. Muy claro podemos ver algo que siempre ha existido desde que se invento la “propiedad privada”, pobreza.

Mientras que las familias de los mineros viven en la más absoluta miseria, sin siquiera un pan para comer, los burgueses, dueños de la mina, viven al contrario muy cómodamente, disfrutando de comida de sobra todos los días; sin embargo, estos burgueses viven con tanto lujo por el simple hecho de ser los “propietarios” de la mina, pero jamás bajan a realizar trabajos relacionados con la ella que sean diferentes a la inspección. El movimiento se basa en el pensamiento de Marx y La Internacional.

Cómo siempre, en la huelga de los mineros hubo esquiroles que preferían hacerse los “buenos empleados” para continuar recibiendo el insignificante salario.

En la película podemos observar que, a pesar de que la mayoría de los trabajadores estaban a favor de la huelga, había algunos pocos que prefería seguir trabajando y por los cuales los propietarios podía continuar chantajeando a quienes no trabajaran con dar el contrato a otros que sí desearan trabajar.
Por otro lado, algunas veces los dirigentes del movimiento son comprados por el patrón. En la película hay un ejemplo, que uno de los dirigentes es llamado por el patrón para negociar, éste le ofrece ascenderlo a capataz, dándole la oportunidad de una mejor calidad de vida con un mejor salario. Y es cierto, él tendría mejor calidad de vida, pero a costa de la traición a su lucha y a sus compañeros de clase quienes seguirán en las mismas condiciones.

Esta falta de solidaridad es la que debilita y no deja avanzar al movimiento obrero ante la autoridad de la clase dominante.

Si en general, los trabajadores decidieran ponerse en huelga y ningún obrero aceptara trabajar a menos que se aceptaran sus términos, a los patronos no les quedaría más remedio que aceptar las condiciones impuestas por los trabajadores. Sí los “representantes” de los movimientos obreros fueran fieles a su lucha e hicieran las cosas realmente por sacar de la miseria a miles de seres humanos, las luchas sociales tendrían desenlaces diferentes a las que normalmente tienen.

Por desgracia, muchas veces parece que cada uno de los que están en el movimiento lucha sólo por intereses propios y, cuando encuentran una oportunidad para ascender, la aprovechan sin ponerse a pensar en que muchos de sus compañeros continuaran soportando la miseria a la que están sometidos.

En algún momento de la película se menciona lo siguiente:

“Esta es la idea que tienen los obreros franceses, desenterrar un tesoro para comérselo solitos, les falta valor para devolverle a los pobres el dinero que les pertenece. Nunca serán dignos de ser felices mientras tengan algo que les pertenezca. Gritan contra los ricos mientras son pobres; pero el odio hacia los burgueses viene de la endemoniada envidia de nos ser burgueses igual que ellos”.

Y por desgracia así es.

 
Muchos de los “luchadores sociales” buscan únicamente a través de la lucha de muchos, obtener un beneficio personal y eso traiciona a la verdadera lucha. Y éstos, cuando consiguen ese beneficio, no sólo se olvidan de la lucha, sino que se convierten en enemigos de tal al ponerse del otro lado, y siendo entonces los opresores.
Por estos motivos, desde sus inicios las luchas por obtener mejores condiciones de vida por la clase trabajadora han sido en vano y, los pocos logros que alguna vez se obtuvieron gracias a la fuerza de voluntad de los trabajadores, se están perdiendo gracias a la falta de la misma en la actualidad y al conformismo de la comodidad capitalista.

 
Al final, por el fracaso del movimiento, quienes no fueron asesinados se vieron en la penosa necesidad de volver a someterse a los difíciles y mal pagados trabajos de la mina, pues la opción es ésa o morirse de hambre al no tener otra forma de vivir.

La película muestra a través del cine, una realidad que muchos no quieren ver: que en las sociedades hay desigualdad, que mientras haya ricos, habrá pobres y para que estos últimos se terminen deben desaparecer al mismo tiempo los primeros porque unos son la causa de la existencia de los otros. Por desgracia la sociedad va perdiendo cada vez más ese grado de conciencia a la que en otras épocas se ha llegado con los movimientos obreros.
Lástima que tanto en la película como en la realidad, a veces, las cosas terminan mal para los que se organizan. La respuesta que en la mayoría de las ocasiones se da a las revueltas obreras es la violencia, con la que se pierden vidas y se atemoriza a los sobrevivientes para que abandonen la lucha y regresen a los infiernos del trabajo.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Anexo trabajos: 1 de Mayo - Masacre de Chicago.



Corría el año de 1877 y las huelgas de los ferroviarios, las reuniones y las grandes movilizaciones en Estados Unidos eran reprimidas a balazos, golpes y prisión. Estas mismas tácticas represivas y la necesidad imperiosa por la defensa y la asociación para buscar mejoras en las condiciones de trabajo que en ese tiempo eran de semiesclavitud dieron pie a la gestación de un movimiento de resistencia y lucha de trabajadores que algunos años mas tarde daría sus frutos.

En 1880 quedó conformada la federación de organizaciones de sindicatos y trade unions (Federation of Organized Trades and Labor Unions), y en 1884 se aprobó una resolución para establecer a partir del primero de mayo de 1886, mediante la Huelga General en todo EEUU, las ocho horas de trabajo. Esto despertó un interés y un apoyo generalizado, ya que por aquella época el horario de trabajo obligatorio era de 10, 12 o 14 horas diarias normalmente. 

De estas jornadas tampoco estaban excluidos los miles de niños y niñas, ni por supuesto las mujeres a quienes se les pagaban salarios inferiores, sin mencionar que de por sí los salarios eran muy bajos y las condiciones de trabajo insalubres. La efervescencia fué tal en todo EEUU que los sindicatos y las trades unions aumentaban geométricamente. Por ejemplo, el número de miembros de los Caballeros del Trabajo subió de 100.000 en el verano de 1885 a 700.000 al año siguiente.

Si queremos seguir leyendo el artículo lo podemos hacer en el siguiente enlace...


Espero os sea de utilidad... 

 Vídeo: Los Mártires de Chicago - HISTORIA del 1 de MAYO.

 

Anexo trabajo: origen asociaciones de empresarios en Inglaterra (La Patronal)...



Chicos/as... 

como no he podido copiar/pegar he realizado varios pantallazos del texto que os pueden servir para vuestro trabajo; la información prosigue en el enlace que cuelgo a continuación...


Corresponde a un texto que tiene por título: "Los empresarios ingleses de la época victoriana". 

Al picar en la imagen se agranda.


Y el texto prosigue en el enlace anterior; buscad en el guión del inicio de texto, en el apartado III,  que trata de las organizaciones empresariales, su organización, asociaciones... 

Espero que os sea de utilidad.

lunes, 7 de marzo de 2016

Anexos trabajo: Trade Union... (Inglaterra)...


En Inglaterra, cuna de la Revolución Industrial y del movimiento obrero, hasta 1830 existieron multitud de Trade Unionasociaciones o sindicatos de un mismo oficio, pero es a partir de 1834 cuando aparece la expresión Trades Union o asociación de todos los trabajadores en una misma Unión

La Trade Union era una asociación obrera de trabajadores de un mismo oficio que tenían como objetivo conseguir mejoras para los trabajadores mediante la presión a los empresarios con protestas, paros y huelgas cuando el proletariado que se había quedado sin trabajo se da cuenta que los responsables de eso no eran las máquinas, sino los dueños de éstas, los empresarios. Crearon la Trade Union para defender sus derechos, pero rápidamente fueron prohibidas por los burgueses. Las asociaciones obreras se centraron entonces en el socorro mútuo y la solidaridad entre los propios obreros.
En 1824 se reconoció el derecho de asociación de los trabajadores británicos, con lo que el movimiento obrero se extendió, creándose centrales obreras.

Anexos Trabajo: El Cartismo (Inglaterra)...



La Revolución Industrial se había producido a mediados del siglo XVIII. Como consecuencia de ella, los patrones acumularon ganancias, con las diferencias entre los precios de venta y los costos de producción, que los hicieron ricos.

La clase obrera, desprovista de derechos laborales, trabajaba sin descanso, en condiciones insalubres, por una remuneración ínfima que no satisfacía sus más básicas necesidades.

En los albores del siglo XIX, se vio nacer el reclamo de los trabajadores oprimidos, que viendo que individualmente no conseguían respuesta a sus pedidos, comenzaron a organizarse en forma colectiva.

Estos grupos de trabajadores industriales, comenzaron a hacer surgir el movimiento obrero, como defensa ante la explotación capitalista.

Los sectores obreros más fuertes, organizaron sindicatos, agrupados por lugares y oficios, cuyo accionar se vio debilitado por la gestión violenta de ciertos grupos radicalizados.

En Inglaterra, el movimiento obrero comenzó a gestarse en 1838, con el nacimiento del movimiento cartista.

Los obreros ingleses elaboraron un petitorio, redactado por William Lovett  (fundador de una organización obrera llamada London Working Men´s Associations) y Francis Place, (maestro del gremio de la sastrería) denominado Carta del Pueblo, que hicieron firmar por gran cantidad de trabajadores, dirigida al Parlamento, donde solicitaban una serie de mejoras, publicadas en mayo de 1838.

En ese documento se exigía, entre otras cosas:

La posibilidad de sufragar, a todo hombre mentalmente sano, sin antecedentes penales, y mayor de 21 años.

Sufragio secreto, dividiendo al electorado en circunscripciones de igual tamaño.

Elección democrática de los miembros del Parlamento, permitiéndose que los representantes puedan ser pobres o ricos, sin exigirse la posesión de propiedades.

Remuneración para los representantes políticos del pueblo, para que cualquier persona, cualquiera sea su oficio o profesión pueda desempeñar cargos públicos, sin tener que preocuparse de su estabilidad económica para atender cuestiones personales.

Reconocimiento de derechos laborales, entre los que se contaba, particularmente, jornadas laborales con extensión máxima de diez horas.

Los tres dirigentes del movimiento cartista eran Lovett, de ideas moderadas, O´Brien, más revolucionario y Feargus O'Connor, de origen irlandés, abogado y periodista, fundador de la Democratic Association y en junio de 1830, de la Gran Unión del Norte, de carácter violento y revolucionario.
La petición se presentó en julio de 1839, siendo denegada por el Parlamento, a pesar de que contaba con 1.200.000 firmas.

Tras fallidos intentos de huelgas generales y revueltas violentas, una nueva petición, con 3.000.000 de firmas fue presentada al Parlamento, pero la respuesta fue nuevamente adversa.

Organizada por O´Connor, se desarrolló una marcha, con destino al Parlamento para entregar una tercera propuesta, el 10 abril de 1848, en Kennington Common, pero no pudo cumplir su objetivo ante el avance del ejército con objetivo de represión.

Hasta 1858, se observaron manifestaciones de este movimiento, aunque sin significación político-social.

Durante la década 1850-1860, se produjo un resurgimiento económico, que declinó la actuación política y radicalizada de los movimientos obreros y motivó el renacimiento de los sindicatos. En 1868, se logró la acción conjunta y coordinada de los diversos Sindicatos, a través de la constitución de la Trades Union Congress.