martes, 20 de enero de 2015

La Antigua Roma (I)...





La civilización romana nació en la Península Itálica. En el siglo VIII a. C., la Península estaba habitada por diversos pueblos, como los etruscos en el norte; los latinos en el centro, y los griegos en el sur. La fundación de Roma tuvo lugar en el año 753 a.C.

En la historia de Roma se distinguen tres etapas:

§  La Monarquía (753-509 a.C.). Roma tuvo siete reyes: cuatro latinos y tres etruscos. Con el tiempo, la dominación etrusca provocó un gran descontento. En el año 509 a. C., una gran revuelta acabó con el último rey etrusco.

§  La República (509-27 a.C.). Roma alcanzó una gran expansión territorial gracias a su bien organizado ejército. Primero, se impuso sobre los pueblos de la Península Itálica. Luego, dominó el Mediterráneo occidental, tras derrotar a Cartago. Por último, se extendió sobre el Mediterráneo oriental.

§  El Imperio (27 a.C.-476 d.C.). Roma alcanzó en este período su máxima extensión territorial. Además, avanzó la romanización, proceso por el que los pueblos conquistados fueron adoptando las organizaciones política, económica, social y cultural de Roma.

En el siglo III el Imperio Romano entró en una profunda crisis. Esta crisis terminó provocando su división en dos: el de Occidente, con capital en Roma, y el de Oriente, con capital en Constantinopla. El Imperio Romano de Occidente terminó como consecuencia de las invasiones de los pueblos germanos (476 d. C.).