lunes, 9 de mayo de 2011

Sistemas políticos...


Los sistemas políticos no son permanentes, sino que pueden cambiar. Estos cambios pueden ir teniendo lugar por medio de una serie de reformas progresivas, pero también se pueden producir de forma violenta, como en el caso de los golpes de estado (cuando un grupo de personas se hace con el control del estado por la fuerza) o de las revoluciones (si se produce una agitación social y popular).
Hay diversas formas para organizar un estado. La primera diferencia radica en la figura de su máximo representante. En España, el Reino Unido y Suecia, por ejemplo, existe una monarquía: el jefe del estado es el rey, que posee el cargo por derecho de nacimiento y lo transmite a sus descendientes. Italia y Francia son dos ejemplos de países en los que existe una república: el jefe del estado es el presidente, que ha sido elegido por los ciudadanos.

Vídeo: Cómo era Francia antes y después de la Revolución Francesa.