domingo, 30 de noviembre de 2014

La Antigua Grecia...





El mar Mediterráneo ha sido, desde antiguo, transmisor de culturas. Todos los pueblos ribereños tienen rasgos comunes. A partir del III milenio a.C., entorno al Mediterráneo oriental se asentaron y crecieron unos pueblos que alcanzaron un gran desarrollo debido al comercio marítimo y organizados en ciudades-estado.

El espacio geográfico: Grecia está situada en el Mediterráneo oriental, su clima es templado con lluvias escasas, vientos suaves y veranos calurosos. Los ríos son poco caudalosos y de régimen irregular. Su relieve está formado por cadenas montañosas que provocan un paisaje muy variado.

La Grecia antigua se extendía por el territorio que ocupa la actual Grecia y por los territorios del Asia Menor y todas las islas del Mar Egeo, el cuál se convirtió en el vehículo de comunicación más importante para los griegos.

La población se concentraba en las estrechas franjas litorales y en algunas llanuras interiores poco extensas. La agricultura era escasa y poco productiva debido al terreno. En los valles se cultivaba el trigo y las hortalizas y en las zonas en pendiente la viña y el olivo, del que se obtenía aceite, con el que se comercializaba.

Vídeo: Descripción de la Grecia antigua.